Ecuador en Carnaval

Escrito por Skapamerika. Publicado en Ecuador

14 febrero de 2013
 
La población de Riobamba se encuentra en el centro geográfico de Ecuador, y es la capital de la provincia de Chimborazo.
Esta región es además famosa por sus fiestas de carnaval, y vaya, qué casualidad que nosotros llegamos a conocerla justo en estas fechas.
 
Riobamba es una ciudad mediana con grandes edificios gubernamentales, imponentes templos y enormes plazas, aparte de eso tiene poco interés turístico. Solo su cercanía a otras poblaciones y a varios de los volcanes más altos del país la convierten en lugar de paso para los turistas y viajeros.
 
Como os decía, coincidimos con la celebración de los carnavales, así que pudimos ver el desfile principal, en el que, como en todas las fiestas que hemos visto hasta ahora en el viaje, desfilan los niños de los colegios de la ciudad, los institutos, las universidades…  ¡incluidos los profesores! También bailan algunas agrupaciones de los mercados, representantes de sindicatos, los bomberos y bailarines, claro.
Esto es lo que más me gusta de las fiestas en Sudamérica, que toda la población tiene su parte de responsabilidad en los festejos, y así, la celebración es de la gente, no sólo para la gente. Se mantiene esa filosofía de pueblo pequeño de hacer todo entre todos y para todos.
 
Mientras dura el desfile y desde varios días o semanas antes del Carnaval, hasta varios días  o semanas después, los chavales (y algunos no tan chavales) salen de sus casa armados con “cariocas”, como llaman a los botes de espuma, y acribillan a todo aquel con el que se cruzan. Da igual que salgas de una tienda con fruta recién comprada, que acabes de atravesar la puerta de la peluquería con tu peinado monísimo, que lleves en la mano tu nuevo Smartphone de última generación o que estés desfilando en una comparsa, si pueden y estás a tiro, te embadurnarán de pies a cabeza de espuma blanca.
Por lo general la gente suele tomárselo con humor, aunque vimos algún que otro encontronazo.
Además de la espuma, también les encanta lanzar globos de agua y llevar como una especie de polvo de tiza de colores en bolsas de plástico y arrojarlo a la cara de la gente.
Así todo el mundo termina el día con la cara pringosa, de color morado y la ropa empapada.
 
En el gran desfile de las Flores y las Frutas de Ambato intentan controlar un poco más el desmadre multicolor, pero las cariocas siguen haciendo furor entre los asistentes.
A este desfile no solo acuden personas de toda la región, sino que vienen visitantes de todo el país. Y los extranjeros que andamos cerca, pues también nos unimos a la fiesta.
Lo mejor, el ambiente y los puestos de comida callejera que en estos días son especialmente abundantes.
 
Después del jaleo de los desfiles nos apetecía perdernos en la tranquilidad de la montaña, así que planificamos una excursión de varios días para conocer los pueblos cercanos al volcán El Altar y hacer alguna ruta por la zona. Pero tuvimos muy mala suerte. Primero porque no paró de llover con fuerza la noche anterior y el mismo día de nuestra partida. Aún con todo nos levantamos tempranísimo para coger el bus pero el bus nunca pasó.
Nos dijeron que casi era mejor así, porque a pesar de que la zona del volcán es por lo visto muy bonita, las rutas se llenan de barro cuando hay lluvias tan fuertes y las caminatas se hacen un suplicio.
Fue una pena, nos quedamos con muchas ganas de conocer esta zona.
 
Como ya estábamos levantados y recogidos decidimos marcharnos igualmente.
Baños era una parada obligatoria por su famosa reputación y está relativamente cerca de Riobamba, así que de cabeza a Baños.
El camino es precioso. Bueno, casi todos los caminos en Ecuador son preciosos. Las montañas son muy verdes, brillantes y los volcanes salpican el recorrido. Mirando por la ventana se puede ver que es un país fértil, una Pachamama de caderas anchas, agradecida y bonachona.
 
El paisaje que rodea a la población de Baños es una maravilla, me recuerda mucho a la zona del Machu Picchu, esa especie de bosque tropical húmedo y alto.
Pero Baños… puf. Baños es un horror. No sé si habrá sido por la fecha en la que llegamos (martes de carnaval) pero estaba tan lleno de gente, y había tantas tiendas de souvenirs, y tantas agencias para hacer excursiones, y tantas pizzerías/hamburgueserías… ¡y TANTA GENTE!
Lo único bueno fue que conseguimos un buen alojamiento, casi por los pelos, porque estaba todo ocupado o reservado.
 
Atrincherados en nuestro oasis con wifi pasamos un largo día de calor, y a la mañana siguiente huimos hacia el norte, hacia Quito.
Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square