San Pedro de Atacama

Escrito por Skapamerika. Publicado en Chile

29 de junio de 2012
 
Varios viajes en autobús después y casi 24 horas nos llevan desde Pisco a San Pedro de Atacama.
A medida que nos adentramos en la región de Atofagasta, el paisaje se vuelve más monótono, más seco, menos montañoso y más desértico. El desierto de Atacama nos espera!
La primera sensación es de mucho calor, y de un ambiente polvoriento y seco. La población de San Pedro de Atacama está establecida en un oasis, muy cerca de la cordillera andina, haciendo frontera con Argentina, y con Bolivia.
En sus al rededores, además del desierto más árido del mundo, hay zonas con actividad geotermal y géiseres, el enorme salar de Atacama, lagunas altiplánicas, quebradas, volcanes, dunas y polvo, mucho polvo.
 
San Pedro es un pueblo pequeño, y aunque es 100% turístico no ha perdido en absoluto su encanto. Las construcciones de adobe, de arcilla modelada, se camuflan con la arena. Y las muchas telas, tapices y hamacas de venta para los turistas, hasta quedan bien y llenan de color las paredes marrones del centro.
Su población está formada en gran parte por chilenos que decidieron establecerse después de haberse enamorado del lugar durante unas vacaciones, pero también de bolivianos y de indígenas provenientes de los ayllus (comunidades preincaicas) de los alrededores.
 
Como ya viene siendo costumbre en este viaje, el pueblo nos encanta, y lo que iban a ser 3 días se convierten en 6.
Como no contratamos ninguna excursión, única posibilidad para visitar los lugares que están más alejados, pasamos los 6 días visitando el entorno del pueblo, desde donde se pueden hacer rutas impresionantes, todo depende de las ganas de aventura de cada uno.
El valle de la luna con sus cuevas de sal, la quebrada del diablo, el valle de la muerte, el valle de los dinosaurios, las ruinas preincaicas del Pucará de Quitor… ofrecen infinitas posibilidades, entre ellas la de perderse! No se debe infravalorar al desierto. Puede ser un lugar peligroso si no se lleva agua ni abrigo suficiente, y traicionero, la orientación no siempre es fácil, y la noche llega de golpe y con ella el frío helador.
 
El desierto es un lugar extraño. En su interior la vida no existe, sólo existe el silencio. Y la arena, las piedras y el cielo. Las dunas, la arcilla y la sal moldean la tierra, la cubren de texturas y parecen darle vida, pero sólo es sugestión.
El Sol abrasa en el día, cuarteando los labios y la piel.
En la noche, si no hay luna, un inimaginable número de estrellas dibuja constelaciones, reales o inventadas, en el cielo más oscuro. Y entonces todo es oscuro. La arena y las piedras desaparecen. Sólo queda el silencio, el cielo, el frío y tú.
 
DSCF6405
Quebrada del Diablo
 
DSCF6474
Atardecer en Atacama
 
DSCF6475
Dunas en Atacama
 
DSCF6487
 
DSCF6499
Valle de los Dinosaurios
 
DSCF6199b
Valle de la Muerte
 
DSCF6016
 
 
Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square