El Bolsón

Escrito por Skapamerika. Publicado en Argentina

17 de mayo de 2012
 
Tras nuestra llegada triunfal a El Bolsón tuvimos algunos días para conocer los alrededores antes de empezar a hacernos cargo del hostel Pehuenia.
Desde el pueblo hay algunas rutas para hacer en el día, que no son en absoluto tan impresionantes como las de El Chaltén pero que ofrecen bonitas panorámicas del entorno, como es el caso de la ruta que asciende hasta el mirador Cabeza del Indio, desde donde disfrutamos de las mejores vistas de la zona.
Otra de las rutas más conocidas es el ascenso hasta el Cerro Piltriquitrón, haciendo noche en el refugio, o únicamente visitando El Bosque Tallado, un espacio mágico donde artesanos de la región y de otras partes del mundo han esculpido personajes y figuras fantásticas con la madera de un antiguo bosque.
 

 

En los años 70 El Bolsón fue un refugio para hippies llegados de todo el mundo, que encontraron en este hermoso valle un lugar tranquilo para establecerse. Hoy en día la población está básicamente orientada al turismo, aunque mantiene ese espíritu abierto, libre y de búsqueda.
Encontramos muchas chacras (o granjas) de fabricación de quesos, mermeladas y dulces. Y de un yogur delicioso llamado HUMUS! De cultivo ecológico de frutas y verduras, locales de venta de artesanía... y todos ellos se dan cita varias veces por semana en una alegre feria en la plaza Pagano, en el centro de El Bolsón.
 

 

A partir del día 12 de mayo dejamos de ser viajeros por unos días y nos convertimos en habitantes temporales de El Bolsón. Salimos a hacer recados, vamos a la compra, paseamos por el pueblo, y nos encargamos de "nuestro negocio", regentar un hostel. Una experiencia sobre todo curiosa y divertida, aunque al mismo tiempo agotadora! No porque sea difícil, sino por no conocerla; estar pendientes de cerrar las puertas que se tienen que cerrar, de las luces y calefacciones que se programan. De que salga agua caliente, de arreglar cuando se va a la luz, de gestionar la limpieza, el dinero, las llaves...
La mejor parte sin duda es el contacto con la gente, que llega de todas partes y trae historias muy diferentes.
 
Mientras escribo esta entrada llegan los dueños del hostel (no está preparado lo juro! de verdad que acaban de llegar!) Así que termina al mismo tiempo la entrada y la experiencia.
 
Probablemente mañana marchemos hacia Bariloche, aunque quizás sea pasado... os contaremos.

Vistas de camino al mirador Cabeza de Indio

Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square